Beneficios Laborales y Vida Mercantil

Toda empresa de propiedad compartida requiere un contrato de compraventa o contrato de salida desde el momento en que se forma la empresa o tan pronto como sea posible después de su constitución. Cada día en que incremente el valor agregado del negocio sin que exista un plan para una futura transición propietaria, existe asimismo un aumento en su riesgo financiero. Una de las principales preocupaciones de los propietarios de un negocio celosamente manejado es que uno de los propietarios no pueda continuar en la empresa. Los propietarios sobrevivientes generalmente buscan mantener la continuad de la propiedad y la administración sin tener que contar con la participación de los herederos del socio saliente. Tampoco buscan comprometer innecesariamente la liquidez de la empresa en la financiación de su compra de salida. El socio enfermo o incapacitado no obstante busca que su familia sea compensada adecuadamente por su participación en la propiedad.
Si Usted trabaja con AIB, nosotros le ayudaremos en la redacción y preparación de un adecuado borrador de contrato de compra-venta que le permitirá alcanzar los siguiente objetivos:
– Asegurar que, ante la ocurrencia de un “evento determinante” los propietarios cuenten con la garantía de que su interés participativo será adquirido; – Asegurar que el interés del socio saliente será adquirido por la empresa, los socios restantes o una combinación de los anteriores; – Proporcionar un mecanismo por el que el precio de compra pueda ser determinado con base en las prevalentes condiciones de mercado a partir de la ocurrencia del evento; – Asegurar la existencia de una fuente de fondos, principalmente a través de pólizas de seguros, en forma tal que las necesidades de liquidez de los restantes propietarios del negocio no se tornen onerosas; y – Establecer un mecanismo e valoración del interés propietario del socio saliente para efectos de impuestos estatales.

Español